• EsFlorencia

Panforte, un postre navideño que se come todo el año

Con la llegada del otoño comienzan los cambios: los días se acortan, las temperaturas bajan, el verde de las hojas de los árboles se transforma en naranja y las vidrieras de las pastelerías comienzan a mostrar sus dulces navideños. El panforte es el dolce toscano característico de las navidades y hoy, además de contarles su historia, les voy a dar la receta para que se animen a prepararlo ustedes mismos.


El panforte es un dolce típico toscano que tiene un historia muy antigua, data del año mil en Siena, otra de las joyas de nuestra región que próximamente conoceremos en la sección de viajes. Con el paso de los años ha evolucionado su receta pero actualmente sigue siendo el elegido en todas las mesas como postre de Navidad. En sus inicios los ingredientes principales eran agua, harina y fruta fresca (como melón y cedrón). En el 1515, una monja llamada Sor Berta, preocupada por la salud de los combatientes de Siena, cambió un poco la receta antigua y, en lugar de la fruta fresca, le agregó fruta confitada, higos, almendras, especies y pimienta - por lo que también se le llamaba panpepato -. Según esta hermana, la nueva versión era más energética para estos hombres. También se dice que se utilizaba como moneda de pago ya que por contener gran cantidad de fruta seca y especies lo hacía un producto caro.

Actualmente, y gracias a una visita de la Reina Margarita a Siena en 1879, un cocinero eliminó frutas como el melón (receta original) y especies como la pimienta y le agregó azúcar impalpable por encima para hacerlo más delicado, por lo que también podemos encontrarlo con los nombres panforte bianco o panforte Margherita. Existe otra versión de color oscuro que se debe al agregado de chocolate en la receta.

Reina Margarita de Saboya

Si bien es un dolce navideño, se come durante todo el año. ¿Qué les parece si lo preparamos en casa para ir sintiéndonos con espíritu de fiestas?

¡Vamos a cocinar!



PANFORTE TOSCANO

Ingredientes:

Miel 150 gr.

Azúcar 150 gr.

Fruta confitada 250 gr. (cáscara de naranja, de limón, higos o dátiles, pasas de uva, cerezas)

Fruta seca 250 gr. (almendras, nueces, avellanas, piñones, pistachos)

Especies 1 cda. (Podemos encontrar las “especies de pastelería” o sino hacemos nuestra propia mezcla con: canela en polvo, jengibre en polvo, clavo de olor y nuez moscada a nuestro gusto)

Cacao en polvo 3 cdas.

Harina 50 gr.


Paso a Paso:

Antes que nada, prendemos el horno y lo precalentamos a 160º (temperatura media). Cortamos la fruta confitada y seca que hayamos elegido. Si optamos por almendras, las tostamos en el horno unos minutos para intensificar su gusto. Mis cantidades son: 100 gr de cáscara de naranja, 50 gr de higos, 50 gr de pasas de uva, 50 gr de cerezas; las frutas secas: 150 almendras y 100 gr de nueces.

En una olla mezclamos la miel y el azúcar hasta que se disuelva y caliente pero no debe hervir. Mezclar la preparación anterior con las frutas, la harina, el cacao y las especies hasta obtener una masa. No se asusten porque es una masa bastante dura. Pueden encontrar otras recetas con el agregado de manteca derretida o claras de huevo, pero esta receta es lo más parecida a la original posible.

Enmantecamos y enharinamos un molde redondo, colocamos la preparación y horneamos por 30 minutos. (Si no nos sentimos seguros podemos cubrir el molde con papel manteca/ carta forno para que luego sea más fácil el desmolde). Hay quienes en el fondo del molde (antes de cocinarlo) ponen una hoja de hostia, en las vidrieras de las pastelerías seguro lo verán así. Yo no la pongo simplemente porque me es difícil conseguirla, pero si la encuentran le van a dar un toque especial.

Dejamos enfriar en el molde, desmoldamos y antes de llevarlo a la mesa lo espolvoreamos con azúcar impalpable.

Se puede conservar envuelto en papel de aluminio en un lugar fresco por al menos un mes, aunque si lo descubren en su casa no creo que llegue a las Navidades.

Mi recomendación es hacer uno ahora para ver si les sale bien y repetir en las fiestas. ¡Lo pueden hacer incluso para regalar a sus amigos!

La mejor combinación para este dolce es una copa de Vin Santo, del que también hablaremos próximamente.


¡Buon appetito!


Por Angelle Lardet Farrero

0 vistas

EsFlorencia: hablar en italiano, pensar en español

¿Quieres saber más? Escríbenos: esflorencia.firenze@gmail.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now