• EsFlorencia

Marina Abramovic. The Cleaner


The Cleaner es la exposición retrospectiva que recorre los cincuenta años de carrera de Marina Abramovic en el Palazzo Strozzi, en curso hasta el 20 de enero.

La artista serba (Belgrado, 1946) es considerada una celebridad del performance por haber desafiado los límites del cuerpo y de la mente, con acciones extremas y seguido perturbadoras para el espectador.

La exposición recorre su actividad desde sus primeras obras experimentales y viscerales en ámbito de la body art como Rhythm (1973), donde se ve su mano abierta mientras con la otra pasa repetidamente un cuchillo entre sus dedos, hiriéndose ocasionalmente.

Poco después trabajará en pareja con su compañero Ulay (1975-1988), realizando performance como Imponderabilia (1977) aquí recreada por jóvenes performers.

Realizada por primera vez en la Galería de Arte Moderno de Bolonia, donde los dos artistas desnudos, uno frente al otro, ocupaban la estrecha puerta de entrada del museo obligando a los visitantes a pasar entre sus cuerpos. Ello les valió la censura y el retiro de sus pasaportes.


Marina y Ulay realizando Ponderabilia en 1977

Después de la ruptura con Ulay, Marina fue incrementando su fama inclinándose por temas autorreferenciales. La performance, donde usa además video, titulada Balkan Baroque (1997) presentada en la Bienal de Venecia con la que ganó el León de Oro, la proyecta limpiando huesos de res ensangrentados en referencia a la guerra de los Balcanes, interrogándose sobre su identidad cultural y familiar.

Recientemente Marina ha querido potenciar la participación activa del espectador al punto de convertirlo en el protagonista de la acción eliminando la presencia del artista, como hizo en el PAC de Milán en el 2012.

Si bien la obra de Marina hoy parece una caricatura –o una industria– del performance, vaciada de su naturaleza (inmediatez, experimentación y subversión), la muestra florentina es una oportunidad para conocerla y formarse una opinión.


La cita sigue la línea blockbuster adoptada por el museo frente a sus propuestas de arte contemporáneo (como en las pasadas dedicadas a Ai Weiwei y Bill Viola), en una ciudad sin tradición por el contemporáneo y sin intención alguna de construirla (¡Prato es, sin duda, suficiente!). La elección es conformista, mirada al éxito numérico y no de contenido, sin originalidad alguna. Llegó “empaquetada” desde Bonn y formará parte de alguna de las decenas que le seguirán hasta el 2024 según su agenda completamente saturada hasta entonces.

A modo de recordatorio: Abramovic en el Museum of Modern Art (MoMA) de Nueva York rompió con todos los récords del museo llegando a los 850 mil visitantes. Chapeau!


Por Alejandra Ortiz



Marina Abramovic

The Cleaner

Palazzo Strozzi

21 septiembre 2018 - 20 enero 2019

Abierto todos los días de 10 - 20 h, jueves de 10 - 23 h

Tel +39 055 2645155 info@palazzostrozzi.org



EsFlorencia: hablar en italiano, pensar en español

¿Quieres saber más? Escríbenos: esflorencia.firenze@gmail.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now