• EsFlorencia

Historia y receta de los típicos cantucci

Actualizado: 30 de jul de 2018



La primera vez que visité Florencia me llamaba la atención que en todas las vidrieras de las pasticcerie se veían unas canastas con lo que parecían unas galletitas con almendras y a su lado botellas de vino. En esa ocasión no tuve la posibilidad de probarlas.

Hace un año regresé a la Toscana - precisamente a Pisa - y esta vez, para quedarme. Lo primero que hice fue ir hasta uno de estos negocios y comprar este dolce tan tradicional toscano, que hasta el momento no sabía cómo se llamaba: eran los famosos cantucci. Recuerdo que me parecieron un poco duros y después, comentándolo con amigos italianos, me dijeron que se comen remojándolos en Vin Santo, un vino dulce típico toscano. Hace unas semanas fui a comer a un restaurante y me sirvieron esta exquisitez para concluir la comida.



Origen de los cantucci


El nombre deriva de cantellus que significa "rodaja de pan". Se dice que, ya en el siglo XVI, los soldados romanos los comían en sus campañas. En el siglo XVII aparecen en el diccionario de la Accademia della Crusca como “tipo de galletas en rodajas con azúcar y clara de huevo”. Finalmente, un siglo después, en el XVIII, se encontró la receta original en un escrito de Amadio Baldanzi, residente de Prato, y es por eso que también los podemos encontrar como ‘Galletas de Prato’. Ya en el siglo XIX, el pastelero Antonio Mattei recupera esta receta, la reversiona y es la que podemos encontrar en los libros de gastronomía toscana actuales (y no tanto). El dato es que hoy en día esa pastelería sigue abierta, se llama “Biscottificio Antonio Mattei” y la podemos visitar en el número 20 de la Via Bettino Ricasoli en Prato.


Pero si se animan podemos hacerlos nosotros mismos, son muy fáciles.

¡Vamos a cocinar!



El primer paso en toda receta de pastelería es encender el horno y precalentarlo a 180º. A continuación, seguiremos estos pasos:

  1. Tamizamos 250 gr de harina, agregamos 1 cucharadita de polvo de hornear, la ralladura de una naranja y 200 gr de azúcar.

  2. Hacemos un hueco en el centro para formar una especie de volcán y agregamos 2 huevos junto con 1 cucharadita de esencia de vainilla. Formamos la masa con las manos, colocamos las almendras partidas a la mitad (si las cortamos muy chicas no van a aparecer en nuestros cantuccini) y volvemos a amasar hasta que se integren.

  3. Dividimos la masa en dos y formamos unos cilindros, como si fueran unas “salchichas gigantes”.

  4. Los ponemos en una placa para horno y los horneamos de 25 a 30 minutos, hasta que se vean dorados. En este momento los sacamos y, con cuidado de no quemarnos, los cortamos con un cuchillo de serrucho en forma diagonal de más o menos 1 cm.

  5. Los cantucci son galletas de “doble cocción”, por lo cual los volvemos a colocar en la placa y los horneamos de nuevo durante 5 minutos de cada lado, o hasta que estén dorados.

  6. Dejamos que se enfríen y los conservamos en un recipiente hermético para que no pierdan su característica crujiente.


Buon appetito!


Por Angelle Lardet Farrero


#recetasconhistoria

0 vistas

EsFlorencia: hablar en italiano, pensar en español

¿Quieres saber más? Escríbenos: esflorencia.firenze@gmail.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now