• EsFlorencia

Guía de Supervivencia para el Expatriado en su País



La semana pasada explicábamos qué era el Síndrome del Expatriado y qué efectos y emociones conllevaba. En el post de hoy abordamos qué hacer para que nuestra estancia en nuestro país natal sea la mejor posible y no agobiarnos en el intento.

Cuánto más tiempo uno vive en el exterior más cosas pueden pasar en su país de origen. Habrá cambios que no afectarán al proceso de regreso a casa, mientras que otros, sí. Algunos ejemplos son de tipo socio- políticos, nuevas regulaciones, desastres naturales o una crisis económica.

Seguramente regresás lleno de experiencias emocionantes para compartir con tus amigos y tu familia. Sentís que de alguna manera sos una nueva persona, pero todos esperan que sigas igual.

Esta es una situación muy familiar para aquellos expatriados que regresan a su hogar luego de haber experimentado un estilo de vida diferente en otro país. Y este proceso de repatriación no llega sin sus desafíos: ¿Cómo haces para relacionarte con “tu gente” sin parecer pedante? Por eso acá abajo les dejo una guía de cosas para hacer previas y durante nuestra estancia:


ANTES DEL VIAJE – COSAS PARA TENER EN CUENTA


· Puede que la relación con tus amigos y familiares ya no será la misma. Quizás sea por el simple hecho de no haber estado demasiado en contacto o porque sus vidas han cambiado.

· Sos el mismo pero sos también otra persona. Vos mismo cambiaste, así como tus expectativas e ideas. Pasar un tiempo fuera nos cambia y a veces no lo notamos hasta que volvemos. Sos el mismo en esencia quizás, pero muchas cosas en vos han cambiado. No sos mejor ni peor, sólo diferente. Sos vos con más experiencias, más personas que forman parte de tu vida y una visión más completa del mundo y la vida.

· Luna de miel. Para muchos expatriados es emocionante volver a casa, volver a disfrutar de la comida habitual y de los productos de siempre en los negocios, poder estar con familiares y amigos. Hay que ser conscientes de que esta “euforia” suele desaparecer después de unas pocas semanas.


YA EN TU CIUDAD

LOS "NO"



1. No abrumes con tu ciudad nueva. Sin duda tus amigos y tu familia estarán interesados en tu experiencia internacional, pero esto no significa que debes empezar cada oración con un “Cuando yo estaba en Florencia…” seguido de una historia interminable; es posible que no les entusiasme que les hables todo el tiempo de tu estancia en el extranjero.

2. No pretendas cosas que no son. Está claro que vivir en otro país hizo que adquirieras algunos nuevos hábitos y que hayas probado nuevas cosas. Pero no te olvides que no se transformó en tu país nativo.

3. Adaptate. Una de las cosas más emocionantes de vivir en otro país es la exposición a gustos, perspectivas y prácticas diferentes. Incluso a veces esto te lleva a revaluar las tuyas, desde una mayor apreciación por el café de calidad o un temor recién descubierto por la forma en que manejan los autos en tu país. A pesar de esto, muy pocos querrán escuchar tus sermones o que menosprecies sus gustos.

4. No todos tienen la posibilidad de viajar a otro país. Recordá lo afortunado que sos por haber podido irte al exterior y sé sensible cuando cuentes las historias a tus amigos que no han podido viajar todavía.

5. No compares. porque si lo haces, seguramente vas a comparar entre lo peor de casa y lo mejor del país extranjero. En general, las comparaciones no te harán sentirte bien con vos mismo.


LOS "SÍ"


1. Redescubrí tu ciudad. Viviste toda tu vida ahí y, sin embargo, ahora parece un lugar nuevo, renovado. Recorré sus calles y los lugares conocidos y descubrir otros nuevos que no existían cuando te fuiste.

2. La tolerancia lo es todo. Sé respetuoso acerca de la realidad de las cosas en tu país de orígen. Intentá aceptar que la vida en el extranjero es distinta a la vida en tu país. Al aceptar estas diferencias es más fácil dejarlas de lado y enfocarte en las cosas positivas.

3. Multiculturalizate. Se más consciente de los clichés y estereotipos que existen sobre nuestra propia cultura y sobre la de los demás. Conocer, comparar, y forjar una nueva identidad fruto de la mezcla de lo que forma parte de nuestra cultura con lo que conocimos de otras culturas. 4. Lazos a distancia. Permanece en contacto con tu familia y amigos durante nuestra estancia en el extranjero. Facilitales tu nueva información para que puedan estar en contacto cuándo regreses a tu país.

5. Un pedacito en Florencia. Comprar recuerdos del país dónde has vivido para que los tengas con vos a tu vuelta a casa.

6. Tomate un respiro. Disfrutá de tu rutina. Muchas personas no son conscientes de lo especial que puede ser un simple momento.

7. La comida. Una de las cosas que más extrañamos cuando vivimos un tiempo fuera es algunos platos y bebidas que no los podrás probar igual si no estás en casa. Aprovecha los platos de tu madre o de tu abuela, los ingredientes y productos de proximidad, esos sabores que son difíciles de repetir y que te transportan a casa con sólo cerrar los ojos.


Por Delfina Ante Baquela

0 vistas

EsFlorencia: hablar en italiano, pensar en español

¿Quieres saber más? Escríbenos: esflorencia.firenze@gmail.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now