• EsFlorencia

Florencia, “…un lugar para vivir y morir”

Actualizado: 25 de may de 2018

Estas fueron las palabras de Leopold Mozart, padre del gran Wolfgang Amadeus, en una

carta a su mujer el 3 de abril de 1770. El joven prodigio de tan solo 14 años se encontraba en ese entonces acompañado por su padre en Florencia, por primera y única vez en su vida, en su primera “gira” italiana.




“Desearía que pudieras ver por ti misma la campiña que la rodea y la ubicación de esta ciudad, dirías que este es un lugar para vivir y morir. En estos días voy a ver todo lo que aquí haya para ver”.

Padre e hijo emprendieron el viaje a Italia con la idea de promocionar el talento increíble del precoz genio. Llegaron a Florencia desde Bolonia el 30 de abril de 1770, para presentarse ante el Gran Duque de Toscana Pedro Leopoldo II de Habsburgo-Lorena, a quien los Mozart ya habían conocido algunos años atrás en Viena (donde tuvo lugar la famosa anécdota que tiene por protagonistas al pequeño Wolfgang y a Marie Antoinette,

hermana de Leopoldo II).





Los Mozart se hospedaron a escasos metros de Piazza San Giovanni, en el palazzo trecentesco del Bembo (luego Bezzoli-Martelli), en cuya construcción se dice que intervino y donde luego vivió nadie menos que Arnolfo di Cambio. En este lugar funcionaba el Albergue del Águila Negra, como lo recuerda una placa instalada por el Comune di Firenze sobre el número 3 de Piazza dell’Olio. Aquí pasó postrado en cama el joven Mozart hasta la hora del almuerzo debido a un resfrío contraído en el duro viaje a través de las montañas.



La mañana siguiente a su llegada, luego de ir a misa, y gracias a una carta de recomendación que les hizo pasar frente a “más de cincuenta personas que esperaban en la antecámara” del Conde Orsini-Rosenberg, embajador imperial en la corte toscana, el Gran Duque les otorgó una audiencia en Palazzo Pitti. Allí el gobernante “preguntó por Nannerl [hermana de W.A.], dijo que su esposa estaba ansiosa por escuchar a Wolfgang tocar y habló con nosotros por un cuarto de hora completo”.


El 2 de abril, en la Villa del Poggio Imperiale, tuvo lugar la Accademia, un concierto o reunión de músicos, intelectuales y personajes de la corte, entre los que se contaba el Gran Duque en persona, donde Mozart interpretó desde el teclado obras de Luigi Boccherini junto al violinista Pietro Nardini. Allí, el superintendente musical del Gran Ducado, el Marqués Pierre-Eugène-François de Ligniville planteó al joven genio una serie de complicados ejercicios de composición musical que Mozart “interpretó y resolvió como quien come un trozo de pan”. Al parecer Wolfgang se llevó una buena impresión de los desafíos musicales del Marqués de Ligniville ya que poco tiempo después escribió algunas obras en forma de canon imitando el estilo del Marqués (¡escucha esta y otras obras en nuestra playlist de Spotify!).


Al día siguiente, los Mozart visitan al famoso castrato florentino Giovanni Manzuoli a quien habían conocido en Londres en 1765. Manzuoli impartió en esa ocasión clases de canto al pequeño Wolfgang de tan solo nueve años. En el reencuentro florentino, el castrato cantó para los Mozart algunas arias (escucha dos de ellas aquí) compuestas por Wolfgang algunos días atrás, ya que esperaba obtener un rol en la ópera encargada a Mozart por el Teatro Regio Ducale de Milán para su temporada de carnaval.


La intensa actividad del pequeño “de Mozartini” (como firma una de sus cartas italianas),

continua al día siguiente con una invitación a la casa de la poetisa de la Corte del Gran Ducado de Toscana, la pistoiese Maria Maddalena Morelli. Más conocida como Corilla Olimpica, esta poetisa, improvisadora, artista de múltiples talentos es un interesantísimo personaje sobre el que nos gustaría poder contarles más en una próxima entrega.


En su casa de via Ferdinando Zanetti, a escasos metros del Aquila Nera, tenían lugar sus conversazioni, reuniones con intelectuales y personajes ilustres extranjeros que se encontraban de paso por Florencia. A una de estas reuniones fueron invitados los Mozart, donde conocieron al joven violinista inglés Thomas Linley, de la misma edad de Wolfgang. Entre estos surgió una afinidad inmediata y deleitaron a los presentes interpretando música durante toda la velada.

Tal fue el vínculo que se creó entre los dos jóvenes virtuosos que al día siguiente Linley llevó su violín al Aquila Nera para pasar la tarde tocando a dúo con Mozart. Los dos amigos se volvieron a encontrar a la hora del almuerzo del 6 de abril de 1770 en casa de Giuseppe Maria Gavard des Pivets, Ministro de Finanzas del Gran Ducado de Toscana, donde según nos cuenta Leopold Mozart, hicieron música “por turnos, durante toda la tarde, no como niños, ¡sino como hombres!”. De esta reunión se conserva un cuadro de un anónimo pintor francés.


Mozart y Linley

Cuando el joven inglés se enteró de que su nuevo amigo partía al día siguiente se puso

tan triste que acompañó a los Mozart a casa limpiándose las lágrimas. “Cuando se enteró que nuestra partida no tendría lugar hasta el mediodía, nos mandó llamar a las nueve de la mañana y le dio a Wolfgang entre muchos abrazos un soneto que mandó componer a la Signora Corilla la tarde anterior. Luego acompañó nuestro carruaje hasta las puertas de la ciudad.”


El soneto escrito por Linley para Mozart

Hasta el día de hoy se conservan los versos del arrebatador soneto, inspirados por quien seguramente haya sido el único gran amigo de la niñez y la adolescencia de nuestro querido Amadeus:


Desde que el hado te separó de mí / no hago más que seguirte con el pensamiento / y en llanto cambié la alegría y la risa, pero en medio del llanto volver a verte espero. / Esa

dulce armonía de paraíso que en éxtasis de amor me abrió el camino / me resuena en el

corazón y de repente / me lleva el cielo a contemplar la verdad. / ¡Oh! ¡Día feliz! ¡Oh

afortunado instante / en que te vi y atónito escuché / y de tu verdad me hice amante! /

¡Quieran los dioses que de tu corazón jamás / me vaya! Yo te amaré, constante, émulo de tu virtud para siempre me tendrás.


Lamentablemente los dos amigos jamás volvieron a encontrarse ya que los Mozart no pudieron regresar a Florencia y el joven Linley falleció apenas ocho años más tarde, en un accidente naval en su Inglaterra natal.


El 7 de abril de 1770 los Mozart parten de Florencia camino a Roma y Nápoles donde protagonizarán un sinfín de historias curiosas y fascinantes. El pequeño Wolfgang compondrá música sin cesar, oirá misa en la Capilla Sixtina (¡donde se dice que transcribió de memoria la música que allí escuchó!), será condecorado por el papa Clemente XIV, aprenderá a jugar a las bochas y escribirá divertidas y escatológicas cartas

a su madre y hermana. Un viaje sin lugar a dudas inolvidable para nuestro pequeño genio y para todo aquel que tuvo la gran oportunidad de conocerlo.


Por Federico Sardi


Mozart en el 1770

P¿Te has quedado con ganas de leer más? ¡Consulta las fuentes de nuestro artículo y escucha las composiciones seleccionadas en nuestra lista de reproducción de Spotify!


Fuentes:

– Blom, E. (1954). Mozart. Zúrich: Büchergilde Gutenberg.

– Maiztegui Casas, L. (2006). Mozart detrás de la máscara. Montevideo: Planeta.

– Poggi, A. & Vallora, E. (2006). Mozart: Repertorio completo. Madrid: Cátedra.

– Einstein, A. (1945/1968). Mozart: His Character, His Work. New York: Oxford University Press.

– Anderson, E. (1938). The Letters of Mozart and his Family. Londres: Macmillan and Co.

– Lee, V. (1880). Studies of the eighteenth century in Italy. Londres: T. Fisher Unwin.

– Internationale Stiftung Mozarteum. Mozart Letters and Documents – Online Edition. Salzburgo (http://dme.mozarteum.at/letters/)

– Internationale Stiftung Mozarteum. Mozart Day by Day, Salzburgo (http://www.mozarteum.at/en/mozart-life-and-work/mozarts-calender.html)

– Duccio Pieri. (2006). Il Marchese Eugenio di Ligniville. Philomusica on-line; Vol 5, N° 1. (http://dx.doi.org/10.6092/1826-9001.5.78)

– Stefania Gitto. (2012?). 2 aprile 1770: Si esibisce a Firenze Wolfgang Amadeus Mozart. Storia di Firenze. (https://www.storiadifirenze.org/?p=3759)

– Catucci, M. (2012). Morelli, Maria Maddalena. En Dizionario Biografico degli Italiani (vol. 76) Treccani. (http://www.treccani.it/enciclopedia/maria-maddalena-morelli_(Dizionario-Biografico))


#música #Mozart #Florencia

146 vistas

EsFlorencia: hablar en italiano, pensar en español

¿Quieres saber más? Escríbenos: esflorencia.firenze@gmail.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now