EsFlorencia: hablar en italiano, pensar en español

¿Quieres saber más? Escríbenos: esflorencia.firenze@gmail.com

  • EsFlorencia

El porcellino es mucho más que una fuente


En mi primer viaje a Florencia, al visitar el 'Mercado Nuevo' me llamó la atención que alrededor de una fuente cercana había un grupo de personas bastante grande. 'Estarán esperando para tomar agua', pensé yo. Después de ese viaje, al llegar a casa, investigué un poco y resultó ser que esa fuente traía suerte.

Hace un tiempo, volví a la capital Toscana y fui hasta el 'Mercado Nuevo' nuevamente para pedir buena suerte. ¿Les gustaría conocer la leyenda sobre la Fontana del Porcellino y cómo hacer para atraer la suerte?


Imagen de Diariodelviajero

La fontana del porcellino es una fuente, como su nombre lo indica, que representa, irónicamente, un jabalí y no un cerdo. La primera fue construida en mármol en el 1530 y fue donada a Cosme I de Médici por el papa Pio IV. En el 1612 Cosme II encargó una copia del original (que actualmente está en la Galeria Uffizi) en bronce a Pietro Tacca. Primero tuvo un modelo de cera y recién en 1633 se realizó en bronce. En 1640 Fernando II de Médici la transformó en una fuente y es la que actualmente se encuentra en la Loggia del Mercato Nuovo. ¡Pero no es la original! Si se fijan, en el lado derecho de la fuente, hay grabada una inscripción que dice que es una copia de la original realizada por la “Fondería de Ferdinando Marinelli” en 1998. El verdadero porcellino de Pietro Tacca se encuentra en el Museo Bardini.


Sustitución del “porcellino” original por la réplica de 'La Marinelli' – Imagen de Fonderia Marinelli

En la antigüedad servía para que los comerciantes que trabajaban bajo la loggia se abastecieran de agua. Hoy en día sirve para que todos aquellos, turistas o no, que deseen volver a la ciudad toquen su nariz, dejen caer una moneda desde su boca y esperen la suerte si es que cae entre las rejillas. Aunque esto no siempre sucede. Pero existe un pequeño truco.


¿Cómo hacer para atraer la suerte siempre?

Tras conocerse la leyenda verán que la nariz del porcellino reluce como oro. Esto es debido a la cantidad de personas que la tocan diariamente. Al mismo tiempo, cada una de ellas deja caer la moneda desde la boca con la esperanza de que caiga entre las rejillas y así atraer la suerte. He visto caras de desilusión y tristeza cuando se va fuera. A todos ellos les quiero decir que todo se trata de ser un poco más generosos con él. Si observan con atención, las monedas que caen fuera son las que valen menos, es decir, las que pesan menos. Entonces el secreto está en dejar caer monedas más pesadas y, al mismo tiempo, con mayor valor. Pero no se preocupen, lo recolectado es donado a la Opera della Divina Provvidenza della Madonnina del Grappa.


La vuelta al mundo del porcellino

El porcellino se volvió famoso y tiene reproducciones repartidas por todo el mundo: las hay en Francia (una en el Louvre en París y la otra en una plaza de Aix-en-Provence), en Bélgica (Enghein), en Alemania (en Munich) y hasta en Australia (en Sidney). También hay una copia en la misma Toscana: se encuentra en la plaza principal de Rispescia, en Grosseto, y fue una donación del municipio de Florencia en 1953 para conmemorar la fundación de la villa.


¿Hay algún cinéfilo en la sala?

El porcellino aparece en algunas películas: en Hannibal cuando el inspector se lava las manos en la fuente, y en dos de las de las ocho de Harry Potter. ¿Me pueden decir en qué películas y en cuáles escenas?


Una última curiosidad

Si se fijan, en la columna derecha hay una placa conmemorativa a Hans Christian Andersen, escritor y poeta danés famoso por ser el autor de “La Sirenita”, “El patito feo” y “La reina de las nieves”, que luego se dieron a conocer en la pantalla grande por Disney. Andersen, viajero empedernido, tenía una especial afinidad por Italia y más que todo por Florencia. Luego de uno de sus viajes, al volver a su casa escribió “Il porcellino di bronzo”.


Pueden leer el cuento completo acá.



Crean o no en las supersticiones, y sabiendo todo lo que rodea al porcellino, pueden ir a dejar caer su moneda sea para atraer la buena suerte o simplemente como un donativo para la obra religiosa.


¡Buona Fortuna!


Por Angelle Lardet Farrero

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now