• EsFlorencia

Crostini di fegatini, el tradicional entremés toscano

Normalmente los florentinos (de nacimiento o por adopción) no empiezan nunca una comida con el primer plato, sino con el entremés. Por definición, el entremés es lo que se come antes del primer plato, y por eso también se lo conoce como antipasto. Hoy les comparto una receta del tradicional entremés toscano que no puede faltar una mesa de celebración, mucho menos en la de Navidad: crostini di fegatini.



Los crostini di fegatini no son más que pan tostado con una salsa o paté por encima a base de hígado de pollo, alcaparras, anchoas y cebolla. Por alguna razón, cuando uno comienza a comerlos no puede parar. Son como una especie de entremés adictivo por lo que recomiendo no hacer más que una pequeña porción para cada comensal si es que quieren que luego sigan comiendo todo lo que prepararon.

¡Andiamo a cucinare!


CROSTINI DI FEGATINI


Ingredientes:

- Hígados de pollo 250 gr

- Vino blanco 100 ml

- Caldo de pollo 200 ml

- Alcaparras 2 cucharadas (20 gr)

- Anchoas a gusto (3 unidades)

- Cebolla ½ unida

- Aceite de oliva virgen extra para cocinar

- Sal y pimienta a gusto

- Manteca 2 cucharadas (20 gr)

- Pan toscano tostado


Paso a paso:

1) Lavamos con cuidado los hígados de pollo, los escurrimos, secamos con papel de

cocina y cortamos en pequeños trozos. Picamos la cebolla bien chiquita y la doramos en una sartén con aceite de oliva virgen extra. Agregamos los hígados, dejamos que se doren y “desglasamos” con el vino blanco y dejamos que evapore el alcohol (unos 5 minutos). ¿DESGLA qué? Desglasar significa incorporar un líquido frío (que generalmente es una bebida alcohólica) en la sartén en la que se está cocinando otra cosa (que generalmente es un salteado de cebollas o alguna carne) para que, con la alta temperatura, los restos que se han caramelizado en el fondo, se ablanden y se mezclen con el líquido haciendo así la preparación mucho más sabrosa.

2) Agregamos el caldo y dejamos cocinar de 20 a 30 minutos. El caldo no se debe evaporar del todo debe quedar un poco de líquido al finalizar la cocción de los hígados, por lo que si es necesario pueden agregar un poco más de caldo de pollo. Condimentamos con sal y pimienta a gusto.

3) En una procesadora, “minipimer” o licuadora ponemos los hígados ya cocidos con los demás ingredientes: alcaparras, anchoas y la manteca. Mezclamos hasta obtener una pasta de la consistencia deseada. Si es necesario pueden agregar más caldo.

4) Servimos los fegatini con pan toscano tostado, si es posible caliente.

¡No hay quien se resista!



Como toda receta regional italiana hay distintas versiones, en las cuales se puede agregar zanahoria, apio, otras partes del pollo para suavizar el sabor del hígado, hierbas como la salvia y vin santo en lugar de vino blanco. También hay algunos que no utilizan un electrodoméstico para hacer la pasta, sino que “cortan a cuchillo” los hígados más o menos grandes, según su gusto. Lo único que tienen en común todas las versiones es el amor con el que cocinamos para nuestros seres queridos y la alegría de compartir un momento especial.

El mundo se divide en los que aman y los que odian los crostini di fegatini. ¿Ustedes de qué lado están?


¡Buon appetito!

Por Angelle Lardet Farrero


Imágenes de Agrodolce.it

316 vistas

EsFlorencia: hablar en italiano, pensar en español

¿Quieres saber más? Escríbenos: esflorencia.firenze@gmail.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now