• EsFlorencia

Brunello di Montalcino, un vino no apto para ansiosos


En los primeros años del 1800 el término “brunello” no referenciaba una bebida, sino una uva tinta: la sangiovese grossoque se daba en las colinas de Montalcino. Unos (cuantos) años después nació el vino que bautizaron con el mismo nombre de la uva que utilizaban para producirlo. ¿Quieren saber qué pasó en el medio? Hoy en nuestro camino Eno-Gastronómico por la Toscana hacemos una parada en Montalcino para saber un poco más de su vino estrella.


Fue la intuición de Clemente Santi, un farmacéutico de Montalcino, de la que nació el

"Brunello” en 1865. Veinte años después, su sobrino, Ferruccio Biondi Santi, heredó no sólo la propiedad, la finca “Il Greppo”, sino también su pasión por la enología y luego de unos años de colaboración con su abuelo se desarrolló un nuevo vino que es el que hoy podemos degustar.

Cinco de las primeras botellas están todavía en las bodegas de Biondi Santi. No fue hasta 1980 que tuvo la DOCG “Brunello di Montalcino” para proteger y regular su producción. 


Es un vino de gran estructura y elegancia debido a las uvas con las cual se produce:

las Sangiovese Grosso. Estas uvas son llamadas así por el grosor de la cáscara, que contiene la mayoría de las sustancias que caracterizan el vino. Es por esto que la maceración del "jugo de uva” con las pieles es larga, entre 20-30 días, para extraer los taninos, el color y los polifenoles que, sumado al tiempo y a las barricas de roble en la que descansa, durante al menos cinco años, dan como resultado un vino perfecto pero no apto para ansiosos.


Notas de cata

De un color rojo rubí muy intenso, ya que las frutas rojas están muy presentes, en nariz tiene aromas de té, café y tierra gracias a sus años de añejamiento. En boca es un vino seco, robusto y con un final persistente. Pero atención, no debemos confundirnos con su primo hermano el Rosso di Montalcino.

Éste, por el contrario, es un vino más simple, fresco y con aromas más agradables. No se envejece en barrica y los que saben dicen que debe consumirse dentro de los primeros años de producción.

Los amantes de la enología consideran al Brunello di Montalcino un vino precioso por lo que lo tratan como si fuera una joya. Ellos aconsejan que antes de abrirlo debe descansar horizontalmente al menos un par de semanas y, si es posible, decantarlo pero sólo en dos casos: si el fondo está presente (ósea que si vemos “algo” después de su descanso horizontal) o si es un vino “joven” entre 10-15 años. Para los más “viejos” (más de 20 años) no es aconsejable decantar por que el bouquet (o los aromas que el vino adquiere en el añejamiento) podría verse afectado y la oxigenación causaría un “colapso nervioso” del vino. 


El sancta sanctorum: bodega Biondi Santi

Se sirve a la temperatura clásica de los vinos tintos y estructurados, entre 18-20 ° C, y se deja respirar en la misma copa un tiempo antes de degustarlo. Todo un ritual. La receta de esta joya es muy simple: cosecha de las mejores uvas, perfectamente maduras y luego un largo refinamiento en barricas.


El Brunello di Montalcino es un vino para aquellos que pueden esperar, ¿se animan al desafío?


¡Salute!


Por Angelle Lardet Farrero


Fuente e Imágenes: winedharma.com

0 vistas

EsFlorencia: hablar en italiano, pensar en español

¿Quieres saber más? Escríbenos: esflorencia.firenze@gmail.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now